Tras su paso por la Taberna 1808, en el Paseo de Longares, llega al corazón de la Magdalena una exposición de fotografías con Venecia como tema único.

El conocido bar Entalto las expone desde el primero de este mes de junio en su coqueto espacio interior. En total, dieciséis obras firmadas en equitativo reparto por la pareja artística que forman Tony Giménez y Carmelo Gracia, reunida para la ocasión bajo el nombre de “Gesto”.

A la calidad intrínseca de las fotos, algunas de las cuales incluso parecen desde cierta distancia un cuadro hiperrealista, se une la originalidad de su planteamiento, ya que han obviado los lugares más típicos y sobre todo tópicos, por lo que no vemos ni el puente de Rialto ni el Campanile, ni siquiera el Gran Canal desde una espectacular panorámica.

Sí se nos muestran orillas de este último lugar, pero desprovistas de suntuosidad, como más terrenales, aunque hablar de tierra en un lugar donde domina el agua parece un contrasentido.

Ni fotografían turistas ni casi personas. Aunque las que muestran son genuinamente venecianos: unos gondoleros en un momento de su descanso y un joven tumbado indolentemente en su lancha practicando el bello deporte del “dolce far niente”.

Los autores de las fotografías viajaron no hace mucho tiempo, cuando el malhadado bicho no había frenado en seco las ansias de ver mundo, y tiraron muchas fotos de tan singular ciudad. Elegir este pequeño puñado de ellas no habrá sido tarea fácil, porque seguro tendrán muchas otras ortodoxamente espectaculares.

Las que adornan las paredes del conocido bar donde las croquetas reinan en su oferta indican su gusto y su arte por el pequeño detalle, por la curiosidad, por el día a día de la gente común, por la vida interna de aquel sitio donde están disparando. La fotografía de la barca donde se llevan los féretros hasta la isla de San Michele, donde no “vive” nadie, porque solo se utiliza de cementerio es un ejemplo de ello.

Ya que aún no estamos en disposición de viajar, esta es una buena forma de acercarse a la belleza de la ciudad de la Serenísima.